viernes, 25 de julio de 2014

Pintura picassiana

           ¿Quién explica ese cuadro, quién explica
aquel ojo aferrado a esa garganta,
la sombra colosal que se levanta?
Este es el toro que murió en Guernica

Blanco muro de España. El sol salpica
tanta desolación inútil, tanta…
Un soberbio centauro se adelanta
mitad hombre y caballo de la pica.

La luz persigue un infinito aforo.
La plaza es diminuta y no se llena.
Negra es la pena, negra. Negro toro.

Yo quiero ver en medio de la arena
una esperanza de azucena y oro
poniendo banderillas a la pena.


                                                                  Javier de Bengoechea

1 comentario:

  1. Javier de Bengoechea (Bilbao, 1919 – Guecho, Vizcaya, 2009), poeta.

    ResponderEliminar